Vivisección y experimentos en laboratorios



QUÉ ES LA VIVISECCIÓN, CUÁLES SON SUS FINES

La vivisección es la sección de los animales en vivo con el fin de hacer estudios fisiológicos o investigaciones patológicas. Miles de animales mueren cada día como consecuencia de los experimentos crueles a los que son sometidos en laboratorios (de empresas farmacológicas, cosméticas, universidades, etc.); otros tantos quedan mutilados o seriamente dañados. Finalmente son sacrificados.

Conejos albinos, gatos, perros, monos, cobayas, ratones... sufren diversos experimentos que van desde quemaduras de productos abrasivos en piel y ojos hasta vivisecciones, pasando por enfermedades, parálisis y tumores provocados, mutilaciones, descargas eléctricas, cambios dramáticos o privación en sus ciclos de alimentación y sueño, aislamiento... verdaderas torturas.

TEST DRAIZE: SKIN TEST + EYE TEST

El test Draize consiste en probar cosméticos, tintes, detergentes y lejías sobre ojos y piel de animales de laboratorio, principalmente conejos albinos, adecuados para este tipo de experimento por su bajo coste y docilidad, además de por la poca producción lagrimal, que permite ver rápidamente los efectos de la abrasión en los ojos. Aunque también es probado en otros animales, como perros de raza Beagle, gatos, etc.

El test Draize tiene dos partes: la primera es sobre la piel (Draize Skin Test), que es afeitada; posteriormente se aplica un esparadrapo que se quita bruscamente en repetidas ocasiones hasta que la piel es literalmente levantada. Sobre la herida se aplica el producto a probar y se cubre. En 10 días se descubre la herida para su estudio y se vuelven a hacer pruebas sobre las llagas abiertas.

La segunda parte del test Draize es el Draize Eye Test; este consiste en verter o inyectar la sustancia a estudiar en el saco conjuntival y en la córnea de uno de los ojos del animal y estudiar el efecto de la corrosión en los días posteriores. 

El ojo normalmente se hincha y se llena de pus, pudiendo ser extirpado para su estudio.

Las cifras finales resultan verdaderamente escalofriantes: la masacre de estos animales sirve en un 60% para aprender cómo matar en experimentos con fines bélicos, un 30% tiene fines cosméticos y únicamente un 10% tiene una finalidad sanitaria. 


EL CASO DEL MONO BRITCHES

Igual de escalofriante es el caso del mono Britches. Esta cría de mono fue separada de su madre a los dos días de su nacimiento para conocer los efectos de la privación maternal, igual que otras 23 crías de mono. A Britches y a varias crías más los "científicos" les cosieron los párpados para estudiar las consecuencias de la ceguera inducida. No suficiente con esto, le fijaron a la cabeza un dispositivo que emitía sonidos de altos decibelios cada pocos minutos. Un aparato junto a él hacía las veces de madre sustituta.

Britches fue rescatado a sus 5 semanas de vida de la Universidad de California, Riverside, por ALF (Animal Liberation Front) en 1985, junto con varios cientos de animales. Fue tratado por veterinarios y trasladado a un refugio en México, donde fue acogido por una hembra de mono que ya había criado varias crías huérfanas. Puede ver el vídeo con su historia completa en YouTube y en su página web Britches.org.uk

EXTRAPOLACIÓN DE RESULTADOS A HUMANOS

La validez de los resultados de vivisección está más que puesta en entredicho, ya que las distintas especies responden de distinta manera a los mismos productos, de modo que después de todo el sufrimiento que padecen estos animales, los experimentos realizados han llevado a permitir sustancias que han acabado resultando peligrosas y contaminantes para el hombre, descubierto esto después de años de muerte y sufrimiento de estos animales. 

Puedes consultar una lista con medicamentos aprobados por su experimentación en animales que tuvieron que ser posteriormente retirados por el daño provocado en humanos: Conclusiones erróneas, medicamentos dañinos.

Cada año más de 500 sustancias (algunas incluso mortales) son retiradas del mercado a pesar de haber superado con éxito la experimentación en animales. Aún así, cada año 500 millones de animales son criados, capturados, robados o ilegalmente comprados para servir a estos experimentos, la mayoría de las veces inútiles y siempre provocando un dolor innecesario.


En la imagen, el gato Alobar después de los experimentos de los que fue víctima. Igual que a tantos otros animales de laboratorio, se le insertaron tubos y electrodos de forma permanente en el cerebro para estudiar las respuestas a diversos estímulos.
En esta otra imagen, el mismo gato -Alobar- antes de haber sido sometido a ningún experimento. Era un gato completamente normal.
A lo largo y ancho de Internet podemos ver fotos de numerosos animales siendo objeto de experimentos de vivisección: inserción de electrodos en cerebros de gatos y monos, parálisis provocadas y de ahí en adelante, todo lo que una mente despiadada y sin empatía pueda idear en nombre de la ciencia.


DIFERENTES RESPUESTAS EN DIFERENTES ESPECIES

Aspirina: provoca defectos de nacimiento en ratas, ratones, perros o cobayas, y la muerte en gatos, pero no en humanos.

Insulina: causa malformaciones en ratones, gallinas y conejos, pero no en humanos.

Penicilina: mata a las cobayas, no tiene efecto en conejos (la expulsan por la orina), y es un antibiótico muy útil para el género humano, exceptuando alérgicos.

Arsénico: consumible en grandes cantidades por ratones y ovejas; no así por humanos.

Morfina: sedante para las personas; causa excitación en gatos, ratones, cabras y caballos.

Digitalina: medicina para el tratamiento de enfermedades cardíacas, cuyo uso oficial fue retrasado muchos años al aumentar la presión sanguínea en los perros.

Estricnina: mortal para el género humano, inocuo en cobayas, monos y gallinas.

Escopolamina: 5mg matan a un humano; sin embargo, 100mg no son dañinos en perros y gatos.

Cloranfenicol: en el ser humano causó un tipo de anemia de efectos mortales. No daña a perros; mata a gatos. Las vacas lo toleran; los caballos no.

Flúor: sin efectos en ratones; en ratas causa cáncer de boca y huesos.

Estreptomicina: antibiótico muy común; en ratas es teratogénico (produce malformaciones en el embrión).


AVANCES CONSEGUIDOS SIN UTILIZAR EXPERIMENTACIÓN EN ANIMALES

Procedimientos quirúrgicos: extracción de apéndice, piedras renales, ovarios cancerosos, reparación de aneurismas cardíacos, etc.

Antibióticos y analgésicos: penicilina, estreptomicina, etc.

Hormonas: insulina para diabéticos. Esta ya había sido nombrada e identificada antes de que se utilizasen animales en su estudio. El proceso esencial de purificación se realizó también sin animales.

Distintas medicinas: la introducción de las primeras medicinas efectivas contra la leucemia infantil, como el importante anticancerígeno metrotexato, el cromoglicato de sodio (tratamiento contra el asma), medicamentos de nitrito (para la angina de pecho), quinina (para la malaria), y muchas otras.


ALTERNATIVAS A LA EXPERIMENTACIÓN EN ANIMALES

Hoy día, después de los numerosos fracasos de los resultados de la vivisección en su aplicación a humanos, muchos científicos -generalmente asociados a la Medici Internazionali LIMAV Liga internacional médica por la abolición de la vivisección- se niegan a seguir experimentando en animales y luchan por sustituir la vivisección por sistemas alternativos que, aunque suponen una inversión inicial más fuerte que la experimentación con animales, son sin embargo más fiables que la vivisección y más rentables a corto plazo para la salud humana:

- Cultivos celulares y de tejido: permiten resultados muy precisos, así como observar los fenómenos propios del ser humano.

- Modelos matemáticos, simulaciones informáticas y herramientas audiovisuales: permiten investigar, postular, estudiar y recrear cualquier teoría sin necesidad de masacrar seres vivos para buscar un "posible" resultado.

Si te interesa este tema, encontrarás mucha más información en: LIMAV Medici Internazionali.


CONCLUSIONES

La experiencia confirma una y otra vez la invalidez de los resultados de estos experimentos en animales de cara a la utilización de los mismos productos en humanos; a pesar de ello, las autoridades sanitarias siguen exigiendo estos experimentos en animales y admitiendo como fiables estos resultados tan poco fiables, debido en unas ocasiones a la alteración de las condiciones de vida e incluso genéticas de estos animales, y en otras a la incompatibilidad y diferencia de respuestas entre estos animales y el hombre.

¿Hasta cuándo seguir experimentando en animales? ¿Hasta cuándo seguir consumiendo productos cosméticos y detergentes que experimentan en animales, provocando tanto dolor cuando hay alternativas válidas y más fiables?


Noticias relacionadas

15 Septiembre 2010, en El Mundo.es

8 Septiembre 2010, en La Razón.es